martes, 13 de junio de 2017

MI PROPUESTA (A)POLÍTICA

La ingeniería social que se necesitaría para sacar a la sociedad de la estupidez burguesa que padecemos iba a dejar en mantillas no sólo a la ingeniería social de los actuales progres sino también a la del comunismo y la del fascismo. Así que lo mejor es olvidarse de ello y buscar una alternativa cultural exclusivamente privada y apolítica a esa estupidez reinante, que además no puede ser apreciada de manera universal por todas las sensibilidades, por lo que contra ella no cabe ningún movimiento democrático.

Cualquier intento de superar la "miseria" espiritual burguesa políticamente es querer repetir la catastrófica época de entreguerras. Hay que buscar compensaciones exclusivamente culturales.

La única alternativa culturalmente efectiva y sin peligros políticos a la limitación y el empobrecimiento de la experiencia espiritual que causan la modernidad ilustrada tecnocientífica, su capitalismo y su sistema político liberal-burgués  es un romanticismo vitalista individualista.

Un romanticismo vitalista e individualista privado en el marco de una política racional-ilustrada y de una cultura material tecno-científica. Esa es mi propuesta (a)política.

Intentaré desarrollar y  explicar esta propuesta próximamente.

jueves, 11 de mayo de 2017

AUTONEGACIÓN




Quiero la noche y el olvido,
quiero la nada sosegada
de lo oscuro inmóvil
en total desamor logrado.
Quiero el gozo de lo secreto
en abismo de sombra inexpresada,
quiero el impulso arrepentido.
Quiero el rezo del fracaso
en triste tranquilidad de renuncia.
Quiero el sinsentido del deseo anulado
y la certeza de la voluntad vencida.
Que en inmenso sueño
reposen las imágenes de vida
y sean descanso bendecido
los anhelos detenidos.
Quiero la inconsciencia sin razón
en el interior por el no-querer sellado
y que no termine el silencio.

miércoles, 10 de mayo de 2017

AFIRMACIÓN EN EL SUFRIR



La noche llega ávida de muerte,
el impulso desea anegarse,
la exaltación ve su fuego apagarse,
domina el rigor de razón inerte.

Infranqueable necesidad fuerte
impone el destino del terminarse
para los esfuerzos del afirmarse
que rechaza la desgraciada suerte.

Pero ya un querer primordial renace
y regresa la voluntad triunfante
frente al negar que la vida deshace.

Se expande una embriaguez rebosante
que del sufrir grato misterio hace
y pasa el sinsentido espeluznante.

lunes, 1 de mayo de 2017

MUERTE DE LA SUBJETIVIDAD

Sufre Verdad el Único elegido
en interior hermético abismado
sin sonido real reconciliado,
fugaz valor para el mundo perdido.

Extensión infinita y eterna forma
no contendrán jamás lo inexpresado,
habrá solo sinsentido incuestionado
del Afuera que todo lo conforma.

El No-Ser de lo esencial subjetivo
destruirá el solo centro asegurado
que quedará para siempre anonadado
en absurdo total Ser objetivo.

En una muerta real armonía
sin incierta sombra de lo pensado
podrá contemplar Dios tranquilizado
la plenitud de la monotonía.

domingo, 30 de abril de 2017

PASEO DOMINGUERO



El soleado domingo expande la alegría
de pueblerinos filisteos con la familia
que pasean elegantes su feliz desidia
mientras yo trato de despreciar su tontería.

Sus mujeres miro con romántica ironía,
pero también me enturbia la desgraciada envidia
que provoca la rebelde constante lascivia
y no puedo gozar serena melancolía.

Paseo yo también con mi extraña soledad,
la algarabía de sus niños me hace gracia,
trato de sentir yo también vital ignorancia.

Pasaron ya las juveniles esperanzas
de convertirme solo en burgués intelectual
y yo les inquieto como siniestro anormal.



lunes, 27 de marzo de 2017

EL ESPÍRITU ES DESORDEN



Viento destructor de la armonía,
que deja al alma fuerte sin certeza,
Palabra que no es Forma ni belleza
son el Espíritu y su cercanía.

Verbo que triunfa en la supremacía
de interior sufriente naturaleza
y del desear puro sin destreza
es por la mente lograda anarquía.

El Ser vive sin orden su Verdad,
son todos los métodos cautelosos
por los hombres impuesta falsedad.

Los profundos sentidos sigilosos
son Gracia de la vital Libertad
solo por los impulsos desastrosos.





domingo, 19 de marzo de 2017

LA VIDA AFIRMADA




Sin clara Palabra de lo irracional salvada,
solo en la ferviente soledad entusiasmada,
la vida por el infundado gozo afirmada
aniquila recuerdos de la vida dañada.

El instante y el placer en círculo redimidos,
con voluntad de fieros momentos decididos,
triunfa el Sí de todos los deseos bendecidos
y vuelven eternos los arrebatos perdidos.

No un Dios buscado en trágica negatividad
que desea del sufrir mayor profundidad,
sino de la alegría culminante verdad
que afirma existencia de total realidad.

Si en lugar de la Nada hay firme fluyente Ser
es porque original impulso tuvo que haber
que fuera eterno Sí de un imparable crecer
y sea sobre la Nada permanente vencer.

viernes, 17 de marzo de 2017

MÍSTICA



En culminante impulso anonadado,
el alma en amoroso alumbramiento
consigue ardoroso aquietamiento,
transfigura su deseo sublimado.

Todo torpe concepto remontado
de mortal racional conocimiento,
asciende total ensimismamiento
que logra alta visión abismado.

Cesa limitada filosofía,
vivida solo inefable verdad,
fenece mísera teología.

En vital unitiva oscuridad,
muerta la social ideología,
Todo será la individualidad.



LA PALABRA CONTRA LA FORMA



Palabra que destruye
la aparente Forma
para que quede solo
el Sentido puro
en inmediata identidad
de Voluntad y Expresión.
Palabra errante
sin rigurosas ataduras
de Forma conseguida.
Verbo interiorizado
de auténtico Singular,
sin ociosa belleza
de decir elegante,
sin banal combinatoria
de sonidos exactos
que fingen vanidosos
el misterio de la significación.
Libertad de la Palabra
frente al Número exigente
y su mecánica necesidad.
Palabra que llega
hasta la Materia sentida
en profunda sensación.
No el lenguaje
en su estructura y sistema,
sino el Verbo sagrado
de apasionado existente.
El interior profundo
no es estructurado lenguaje,
sino pura pulsión
a la que el Verbo sentido
llega ardiente
en su Verdad.
Hay pasión, deseo,
decidida Voluntad
que se une a la Palabra
en el espíritu vivido
y su presencia de Verdad.

jueves, 16 de marzo de 2017

EL PASEANTE SOLITARIO EN LA LLANURA



Solitaria cada encina
en el campo elemental,
los horizontes abiertos
dan brillante inmensidad.
Verde fulgor de viñedos
pone luminosidad
en la lejana amplitud
de calmada soledad.
El esplendor generoso
de la azul intensidad
es inmóvil plenitud
de sosegada ebriedad.
Los blancos caminos son
la presente libertad
del solitario exaltado
en largo aquietado errar.

TAUROMAQUIA



Asistes a crueldades ancestrales,
dispuesto a ironía ante la sangre,
descreído contemplas valor danzante,
vives metafísicas populares.

ALCOHOLISMO


Oscuro alcohol que has bebido muerto
difunde la neurosis de los objetos,
desesperado enardeces la noche,
buscas la lógica de los colores,
categorizas baile de los cuerpos
y vas a la aurora de los insectos.

LAS CHICAS



Todo lo familiar sin teoría,
cuarto de baño sin filosofía,
impura en las carnes la poesía,
charcos de viscosa psicología.

miércoles, 15 de marzo de 2017

AFIRMACIÓN RELIGIOSA DE LA VIDA

Sobre tinieblas grandes
se levantan inmensas ampliamente
ondas de luz triunfante.
Ya decae la oscuridad sufriente,
sol vencedor asciende
retrocede noche desesperante.
La vida afirma su amor refulgente,
ya es círculo perfecto y constante
cabal placer que lucha con la muerte.
Es la afirmación de la vida fuerte,
pero su amor recae
también en la pobreza que trasciende.
Riqueza de existir exuberante,
que llega hasta el sufriente
y le envía plenitud embriagante.
Es el niño que sabe
más que el león rebelde
y que cargado camello obediente.
Pero no olvida el dolor inocente
y consuelo promete
de vida que en más alto ser renace.

CONTRA LA MÚSICA



Arte nervioso de la engañosa seducción
de Número y Forma en permanente reacción,
aniquilas la concreta representación
para que quede del querer abstracta emoción.

Universal sentido de pura voluntad,
ofreces sugerente falsa profundidad,
pues solo eres aparente formalidad
que deja al alma sin su concreta verdad.

El espíritu arde sin ritmo ni melodía,
solo el verbal sentido es real sabiduría,
tú eres solo menestral artesanía
que desprecias literatura y filosofía.

Reduces a contingencia de antropocentrismo
eterno necesario celestial mecanismo,
produces perezoso estéril dionisismo
con tu matemático atroz psicologismo

ASCENSO

ASCENSO

Horizonte, orilla firme
de la azul tranquilidad,
en presencia de lo abierto
resplandece soledad
de sensual lejanía.
Se expande la claridad
de plenitud exterior
en firme realidad
por caminos que recorren
árida serenidad.
El caminante ya vislumbra
cimera proximidad
de elevada perspectiva
donde hallará la verdad
de su ver abarcador.
Tendrá allí la intensidad
de la mirada triunfante
de ascendente voluntad
que le dará circundante
inmensa totalidad.
Solo la contemplación
de particularidad
de contingente paisaje
da universalidad
no abstracta sino real.
Solo hay necesidad
en corporal situación
de singularidad
que busca en errar incierto
su extrema vitalidad.

lunes, 13 de marzo de 2017

CONTRA PLATÓN



Gran locura de Eros y Dionisos
no sostendrá inteligencia ascendente,
solo entusiasmo fijo en lo fluyente,
no ayuda de diálogos precisos.

Lo real serán sueños imprecisos,
se moverá gozoso y firme el ente,
no habrá modelos de divina mente
exactos al devenir remisos.

Alma de esta Tierra y lo sensible
se librará de abstracto universal,
olvidará lo eterno inteligible.

La Nada de falsedad ideal,
no plenitud real concupiscible,
será la argucia del astuto Mal.

PROXIMIDAD DE LA NOCHE



La feliz calma el campo sobrevuela,
todavía no ha venido la hora,
en el cielo hoguera esplendorosa,
del ocaso que exalta la tristeza.

Temor tenebroso en la noche espera,
no vislumbrará esperanza dichosa
en luz de lejanía prodigiosa
el alma que nerviosa angustia cerca.

El fuego encendido será maldito,
no será imagen resplandeciente
el lúgubre soñar enardecido,

solo absurdo sinsentido inconsciente,
Eros no será anhelo bendecido
y todo será deseo de muerte.

A UNA MUJERCITA



Mujercita encantadora,
esposa de filisteo,
aunque tú tal vez hebrea
y el de color agareno,
que en hogar convencional
tengas conyugal contento
y con niño involuntario
de tu compañero huero
lo soportes insensible
el burgués aburrimiento.

domingo, 12 de marzo de 2017

PASEO NOCTURNO


PASEO NOCTURNO


Por la noche entre olivos
sintiendo mi vida estaba.
Caminando en brisa y campo
guijarros me acariciaban
los pasos emocionados.
Suavemente se elevaba
hacía cercanas encinas
la llanura en larga calma.
Pensamiento de la noche,
lúgubremente brillaba
la luz muerta de la luna,
tristemente blanqueaba
los próximos montes ásperos.
Un recordar doloroso
de oscura vida pasada
al alejarme venía,
pero el presente triunfaba
y silencio de misterio
el sufrir anonadaba.
El olvido del deseo
ya solo y puro anhelabas.
Sin expresión ni emoción
noche, palidez y calma
abismaban tu interior,
que sin Palabra salvaban.

sábado, 11 de marzo de 2017

EL REGRESO DE DON QUIJOTE




Caminos de claridad
alcanzan el horizonte
para andante libertad
de almas aventuradas
en anhelo de verdad.
Volverá la lucha santa
de famosa heroicidad
del sublime caballero
en su manchega heredad.
Sostendrá combate fiero
con perversa necedad
de los torpes defensores
de la única realidad.
Hoy también vencerá
a ciega simplicidad
real transfiguración
de la idealidad
y combatirá en el diálogo
sabia generosidad
de su alto pensamiento.
Baja materialidad
de nobles y bachilleres
no destruirán la bondad
de las gestas del espíritu.
La inteligente maldad
de curas o nigromantes
no pondrá oscuridad
en la hazaña de su vida.
Penitente santidad
recuperará el amor,
no será rusticidad
la belleza realizada
de su noble voluntad.
De nuevo sus justas armas
tendrán inmortalidad.




NOCHE DE MAYO



En la noche de mayo viento cálido,
música sosegada en la distancia,
por el pueblo festejos y fragancias
permiten olvidar el vivir árido.

En el campo gozo de soledad,
se extiende tu mejor noche calmada,
ya sin anhelo en la leve alma,
vencido el imposible trabajar.

Pero te amenaza el orden del día,
casi en el dolor de nuevo deseas
y se va ya la quietud bendecida.

Vuelve todo el afán que desespera,
sufre el corazón la nada perdida
y lo terrible de la luz regresa.

viernes, 10 de marzo de 2017

LA PALABRA



Palabra, tranquilidad de las almas,
claridad del interior redimido,
riguroso efecto de sonidos,
gozo de la exacta idea lograda.

Con materia y expresión conjuntadas
alcanzas un permanente sentido
y vences al tenebroso grito
del misterio sin la Forma ordenada.

Concedes sensación definitiva,
haces al duro concepto dichoso,
cimentas la plenitud transida.

Ya no hay divagar doloroso,
por el exterior de razón maldita,
ni espíritu por el silencio roto.


jueves, 9 de marzo de 2017

ORACIÓN



Habitamos la baja tierra oscura,
no alcanzamos liberadora altura,
nos domina una errática locura
y maldición del deseo perdura.

Pero tú, sagrada vida inocente,
materia de redentor amor consciente,
mujer de la salvación persistente,
deshaz la vieja alma impenitente.

Numen de los corazones heridos,
milagro de dolores bendecidos,
prodigio de entusiasmos ascendidos,
gozo de misterios incomprendidos.

LO IRRACIONAL



Lo hondo abismado en Verdad de dentro,
mudas, tensas pasiones exaltadas,
calladas señales desesperadas,
ausencia de sentidos y de centro.

Lo imposible del certero encuentro
entre materia y vida inexpresadas
y exactas palabras recuperadas
del olvido en el hermético adentro.

No diferenciada pluralidad
que burla el seguro yo consciente
y su férrea, lógica unidad.

Solo de la vida incierta corriente
que arrasa signos y estabilidad
de abstracto sentido ausente o presente.

PENSAMIENTO MÁS ALLÁ DE LA POESÍA



No quiero ser poetastro de formas ingeniosas,
quiero el concepto y la fuerza de firmes ideas,
no quiero elegancia de selectas almas bellas,
quiero sufrimiento de lógica pesarosa.

La Forma conseguida es solo psicología,
solo naturaleza de eterna necesidad,
límite que el ánimo no podrá superar,
no la amada Verdad en el interior sentida.

No quiero ese caos de oscuridad inconsciente
que busca en un retorcido vanidoso absurdo
la secreta belleza de un decir convulso,
no deseo dominar la emoción rebelde.

Quiero luchar salvaje con la eminente Forma
hasta llegar al Contenido de esplendor desnudo
y que quede solo el trascendente pensar puro,
aunque deje la torpe alma sufriente y rota.

miércoles, 8 de marzo de 2017

ALMA SIN FORMAS

No busques las formas y su armonía,
desciende a la esencia inexpresada,
rechaza con pasión desesperada
el sueño de Palabra que mentía.

En sintiente noche intensa ardía
divagante emoción de alma elevada
hasta estrellas de esfera deformada
sin la luz que la belleza envía.

Solo interior y abismado sentir
en soberana subjetividad
que odiaba el cabal dulce decir.

La Palabra no es la Verdad
del supremo gozar y alto sufrir,
solo inefable intacta soledad.






martes, 7 de marzo de 2017

CALLEJEANDO POR UN BARRIO TRADICIONALMENTE DE CLASE BAJA DE MI PUEBLO (EL ALTO)




Bebamos aquí un vino oscuro
que nos traiga lo hondo del pasado
y la remota raíz del entusiasmo
como noche sin razón o discurso.

Penetremos locos en lo olvidado,
volvamos ebrios a ese ayer puro
de estirpe de hombres del vivir duro
en días de existir desordenado.

Desde lo pequeñoburgués rural
huyamos todavía a lo profundo
de atrasada recia modernidad.

Entonces riñas y lucha social
eran épica de popular mundo,
su eco alcanzó mi mocedad.


miércoles, 1 de marzo de 2017

EVOCACIÓN DEL CURSO 89-90, ÚLTIMO DE MIS ESTUDIOS DE FILOSOFÌA

Aquel curso 89-90 había sido para él literalmente un curso de locura. La coincidencia con los acontecimientos de política internacional que significaron el derrumbamiento del llamado socialismo real y la indigestión intelectual que le produjeron los contenidos de algunas asignaturas del último curso de la carrera de Filosofía hicieron que su patología psíquica alcanzará el clímax de un brote psicótico, que coincidió con la llegada del verano y el final del curso. Pensaba por esa época que la caída del comunismo iba a significar la consumación de los tiempos y el inicio del Milenio. Ese fue su modo religioso escatológico y patológico de vivir lo que entonces algunos hombres sanos de pensamiento consideraron efectivamente como un final de la historia. Junto a esto, la "filosofía pura" de la fenomenología trascendental de Husserl y de la fenomenología hermenéutica de Heidegger que era impartida en las aulas de su Facultad aquel año le provocó una evidente confusión mental que no fue ajena al agravamiento de su neurosis seguramente "borderline". Recordaba perfectamente que mucho antes de aquello, incluso en época infantil muy anterior a su decisión de estudiar filosofía, su madre había comentado una noticia del ABC en la que se hablaba que los estudiantes de Filosofía en las últimas etapas de su carrera solían sufrir episodios de inseguridad intelectual. Pero lo suyo era algo bastante más grave que esto.Si no hubiera decidido en el momento culminante de su brote psicótico evadirse de la cita con el psiquiatra que tenía concertada es bastante seguro que hubiera sido diagnosticado de esquizofrenia, aunque hay que decir que entonces él tenía ideas delirantes, como la antes señalada, y también ideación paranoica, pero no tuvo en ningún momento alucinaciones de ningún tipo. Pero si se hubiera producido el diagnóstico antedicho, su su suerte hubiera sido bien triste y se puede hacer la conjetura de que ya no habría salido de las garras de la psiquiatrización patógena. Por el contrario, al acabar el curso y aprobar en septiembre las asignaturas a las que no se había presentado en junio por su estado, se le fueron pasando las ideas raras y pudo disfrutar de una satisfactoria convalecencia en casa, en compañía de sus padres y libre de la presión académica.
Aparte de la locura estrictamente psiquiátrica, durante aquel curso sufrió de un supuesto enamoramiento que él, como ya había hecho en varias ocasiones estando todavía en el Instituto, se había autoinducido. Si consideramos el enamoramiento como un estado de alteración de la atención que produce la obsesión con una persona, tal y como hace Ortega en "Amor en Stendhal" (diferenciando el enamoramiento del significado pleno del amor), podemos considerar como genuino tal enamoramiento.
Su objeto de elección amorosa había sido otra vez una muchacha del pueblo de todo punto ininteresante. Era una muchacha de ciencias y además cientificista pero con ínfulas seudoculturales que no le impedían tener graves e irremediables prejuicios antifilosóficos. La insipidez filistea del chico objeto de la elección amorosa que ella hizo aquel año lo corroboran. Era este chico que ella consideró de interés amoroso otro alumno de ciencias imbuido, en su caso sin matices seudoculturales, de todo el antiintelectualismo y de toda la insustancialidad cultural que por lo menos allí en el pueblo aquejaban a los estudiantes del bachillerato de ciencias.
Que él se enamorara de semejante muchacha de vulgaridad cientificista era de nuevo la manifestación de un deseo de huir de su pretendida intelectualidad y encontrar una integración en la miseria cultural pequeñoburguesa, presumiblemente objetiva, del pueblo. Ya había fracasado su primera intención, al trasladarse a Madrid a estudiar, de conseguir con este cambio de residencia y el inicio de la carrera de Filosofía una superación real de esa miseria, cuya verdad y objetividad por lo menos parar él era clara. Su debilidad psicológica se lo había impedido y la no remisión de los síntomas de angustia neurótica le había hecho mantenerse aislado en Madrid y regresar al pueblo cada fin de semana.
En este enamoramiento, como en realidad ya le había ocurrido también en los anteriores enamoramientos del Instituto del pueblo, seguramente se mostraba la inautenticidad de sus pretensiones intelectuales.Él quería una muchacha que le certificara un tipo de normalidad burguesa que no solo por su enfermedad neurótica sino también por su pretensión intelectual no estaba destinada para él. Una vocación intelectual auténtica, específicamente filosófica además, tiene que contar de antemano con la ruptura con el mundo de los burgueses y las burguesas filisteos cientificistas. Y él no quería o no podía asumir esa ruptura. Y además esa incapacidad de decidirse a dejar atrás el mundo pequeñoburgués filisteo del pueblo y sus estudiantes de ciencias (muy mayoritarios en el Instituto) se mezclaba en su mente con un anhelo vitalista que veía en todo esa miseria presumiblemente objetiva y sobre todo en sus chicas una expresión de sana e inocente vida y que le hacía racionalizar esa incapacidad suya de ruptura como un interesante impulso de gran significación psicológica profunda.      

martes, 28 de febrero de 2017

CARTA DE AMOR A LAS PUTAS

Algunas de vosotras, putas, sois las únicas mujeres que me habéis dado en la vida un poco de cariño y amor. A cambio de dinero, pero no a cambio de tonterías y satisfacciones burguesas o pequeñoburguesas.
Hoy quiero dedicaros un recuerdo y una declaración de amor agradecido y entusiasta.
No sé si habrá mucha trata de blancas y si la hay me parece mal y lo condeno, pero yo en mi juventud iba a vuestros putiferios y siempre os encontraba a todas muy contentas de estar allí. Si no estuviera tan extendido como sigue estando el amor burgués y pequeñoburgués posesivo, tal vez no hiciera falta que existierais. Pero actualmente cumplís una función social necesaria. Y además, como bien sabe el liberal-progresismo hegemónico en nuestra sociedad, somos enteramente dueños de nuestros cuerpos y libres para hacer con ellos lo que queramos, incluso prostituirlos.
En vuestra compañía todas las tonterías psicológicas que enturbian y mezclan con vanos intereses burgueses las relaciones entre hombres y mujeres quedan en suspenso y eso hace que incluso se pueda hablar con vosotras más en serio y más espiritualmente, en el sentido de lo intelectual superior, que con las burguesas y pequeñoburguesas.
Pero no quiero recordaros de manera abstracta e intelectual, sino evocando vuestra vital concreción, así que voy a acordarme amorosamente de algunas de las putitas que ha habido en mi vida, que en total tampoco serán tantas; yo calculo que en torno a la decena.
Mi primera experiencia sexual la tuve en septiembre de 1989 con una puta de Oporto que tenía unas tetas de impresión. Después de la fornicación, le dije la sentencia romana "todo animal esta triste después del coito" y se rió sinceramente y con ganas.
Cuando gané mi primer sueldo, le eché un polvo caro en Madrid a una exquisita puta asturiana.
Una putita de Valencia me echó un polvo superior ( ella arriba) el Domingo de Resurrección de 1996. Qué día más apropiado para el levantamiento de la libido.
Quiero recordar también la noche de un viernes del año 96 o 97 que pasé entre un local de la calle de La Ballesta en Madrid, donde había un nivelazo superior( destacaban dos búlgaras recién llegadas de su país y algunas colombianas), y otro local cercano donde me encontré (sin pasar al reservado, porque había bebido mucho) con una tunecina amiga mía y con una polaca rubia y muy mona que sabía hablar alemán y con la que yo intentaba hablarlo y me decía que lo hacía muy mal.
También hay que destacar a dos hermosas venezolanas que me tiré también en la década de los noventa. Espero que la revolución bolivariana no les haya afectado demasiado. Dicho sea de paso, a ver si alguna vez construyen en alguna parte del mundo un socialismo que no sea una chapuza y un desastre.
Por todos estos momentos y otros similares vosotras me habéis hecho comprender que la realización de la utopía erótico-estética de la que hablaba Herbert Marcuse no necesita esperar el éxito de una incierta y problemática revolución, sino que es posible aquí y ahora con unas cuantas buenas putas y unas cuantas buenas copas.
Que existan putas sobre la faz de la Tierra es sin duda una bendición de Dios, pero a mí, por circunstancias de mi vida, no me llega ahora esa bendición de Dios. Siempre he tenido miedo de ser un réprobo de Dios. Pero ahí estáis vosotras para hacer olvidar preocupaciones religiosas o seudorreligiosas. Espero que un día pueda regresar a vuestro maravilloso reino de entusiasmo y placer.
En "La náusea", la novela de Jean Paul Sartre, un personaje femenino dice que toda mujer desea ser la puta del hombre al que ama. Una mujer dispuesta a ello quisiera yo, pero creo que eso es difícil de encontrar entre las burguesas y pequeñoburguesas; por eso preferiría acudir directamente a vosotras. No busco para que me comprenda a una friki intelectualoide parecida a mí, sino que prefiero ser comprendido, aunque solo sea en mi condición de sujeto deseante, por putas que estén buenas.
Solo me interesan las mujeres que puedan ser para mí putas o madres; las demás no me interesan en absoluto, Por eso yo os declaro mi amor, putas.

 

domingo, 26 de febrero de 2017

MUNDO Y TRASCENDENTALIDAD



(Última parte de un trabajo sobre Husserl escrito en 1996 o 1997. Esta parte iría a continuación de la entrada de este blog titulada "Introducción a un trabajo sobre Husserl) 





Pero también cabe hablar en otro sentido de un cambio en la perspectiva trascendental que de alguna manera la concretiza poniéndola en conexión con el mundo. Mientras que en un principio desde esa perspectiva lo que se intentaba era mostrar las condiciones de posibilidad de la experiencia mediante un regreso a las operaciones predicativas “aprióricas” de una conciencia objetivante, en Husserl bien podemos hablar de que se produce una inversión en dicho planteamiento, pues lo que se realiza es la mostración de que toda conciencia de la objetividad tiene su suelo en el desenvolvimiento de la experiencia instalada en el mundo. Por lo tanto, es el trato intencional con el mundo lo que adquiere el rango de condición de posibilidad de todo ser objetivo para nosotros. Esto sin duda está en relación con el recurso a la experiencia antepredicativa iniciado ya en la Sexta Investigación de las Investigaciones Lógicas y que tan revelador fue para Heidegger. Y desde luego también supone, frente a Kant, el privilegiar la experiencia vivida individualmente sobre la experiencia predicativa de la ciencia.
            Con todo ello tenemos que el planteamiento fenomenológico queda perfectamente caracterizado con la afirmación de Fink de que en él se trata de llevar  a cabo una teoría trascendental del mundo. No es solo que al ser llevado el planteamiento trascendental a su plenitud con la reducción el ser último, absoluto, del mundo, al margen del cual no cabe hablar de ser, y más allá del cual no puede llegar ninguna reflexión, hay que entenderlo en relación con la actividad del sujeto, sino que la posibilidad de todo ser objetivo hay que buscarla en el estrato en que la subjetividad se encuentra insertada necesariamente en el mundo, allí donde el absoluto trascendental tiene un mundo. Aquí es donde tiene lugar lo que Fink llama la “mundanización auténtica o primaria” en la fenomenología: la necesidad de que el sujeto trascendental se autoconstituya como ser en el mundo: la necesidad de la constitución como proceso (Werden) que parte de la subjetividad y termina en el mundo como producto final. Esa constitución de seres en el contexto universal del mundo que implica la propia automundanización de la subjetividad constituyente. Automundanización necesaria y que está siempre ya de antemano, pues pertenece al entramado intencional y no es algo que yo haga (Husserl). La trascendentalización, más que la localización tras-mundana de la subjetividad, es ahora su necesaria referencia , ella misma no mundana, al mundo.  
            En este movimiento el mundo queda de alguna manera “absorbido” por la subjetividad trascendental. De la fusión entre la conciencia y el mundo intenta extraer Husserl la energía necesaria para alumbrar el suelo último donde radica necesariamente la posibilidad de todo ser objetivo. Es sin duda la reducción la operación que permite la implantación del mundo, en su ser pleno y con toda la riqueza de su sentido como cadena de remisiones infinitamente ampliable, en la conciencia.
            No olvidemos que con la reducción la conciencia queda “desmundanizada”, en el sentido de que deja de ser considerada como presuponiendo la existencia de un mundo previo, dentro del cual ella sería un hecho más. También hay que tener siempre presente que de esta manera el mundo es tratado por Husserl como un conjunto de estructuras esenciales que deben servir de hilo conductor para llegar a la subjetividad constitutiva. Pero justamente con esta doble operación de reducción eidética y trascendental se hace posible que a la par que la conciencia queda desmundanizada, el mundo queda “trasplantado” a la conciencia como esencialidad constituida que representa el único lugar donde puede ser reflexivamente aprehendida la subjetividad y donde puede ser probado el alcance de su fuerza de constitución universal y necesaria. La conciencia no garantiza la objetividad mediante un “a priori” formal, sino que su capacidad de generación de objetividad viene dada por su presencias en los propios contenidos mundanos que ella vive y realiza. Su trascendentalidad consiste en el estar siempre presente su actividad en medio del mundo.
            El propio Fink nos recuerda que no debemos ver en el método de la “epojé” una simple interrupción del tema del mundo vigente hasta entonces, sino una operación que posibilita el “mirarnos a nosotros mismos en nuestra propia temática del mundo”. El mundo como tema general de la vida humana que es vivido de manera  ingenua en la actividad natural, o lo que es lo mismo, que es meramente vivido, pero no captado objetivamente, pasa ahora a ser “tematizado” como tal. El tener un mundo, el estar instalado en él, el contar siempre con el “horizonte del mundo ambiente”, lo que en la actitud natural era meramente presuposición operatoria de la vida, lo que era en ella un medio pasado por alto para llegar temáticamente a las cosas, se convierte ahora en “el objeto de una reflexión consecuente, de una investigación metódica”. De esta manera se nos revela que para comprender plenamente el mundo vivido es necesario comprender las experiencias que vivimos sin pensar en ellas, conservar el tema del mundo al mismo tiempo que hacemos entrar en el campo visual del pensamiento presuposiciones de la actividad natural cada vez más a-temáticas. Al hacer esto captamos la acción subjetiva siempre inseparable del mundo. Precisamente aquí es donde se abre el campo de la subjetividad trascendental propuesta por Husserl.
            Sin embargo, Fink señala agudamente que Husserl no explicita suficientemente la constitución del carácter mundano del sujeto en el que este oculta su originalidad anterior al mundo. Él por su parte, en la evolución que según su propia autointerpretación le llevará más allá de la fenomenología de Husserl, parece privilegiar el mundo sobre la conciencia, con su idea de una fenomenología constructiva que justamente pasa a temático y pone en primer plano aquello que escapa a un análisis regresivo que busca su surgimiento en el presente originario de la conciencia. Estos horizontes de no dación, de los que no podemos tener experiencia de ningún modo, pero que vienen implicados por lo que se da, se mostrarían en problemas tales como el de la historicidad del sujeto trascendental, con su comienzo y su final no experimentables, o los relativos a la infancia o a la totalidad de la historia social.
            Pero al mismo tiempo, para evitar que la trascendentalidad se le disuelva en la relatividad del mundo, recurre Fink, en una operación que recuerda mucho a la efectuada por Heidegger con su “Ser”, a realizar lo que podríamos llamar un oscurecimiento y ahondamiento de lo trascendental, al situar su localización en un casi mítico pre-ser. Con esto parece querer conjurar Fink el peligro que según Ortiz de Urbina amenaza a Husserl: el de la recaída en una facticidad trascendental.
            Efectivamente, este autor en primer lugar señala como característica distinta de la perspectiva transcendental, frente a la psicologista, el remitir en sus análisis mutuamente a los sujetos y a los objetos. Ya desde Kant la idea de trascendentalidad habría sido aplicada a la unidad dialéctica de sujeto y objeto; y en este sentido el continuador del planteamiento kantiano sería Husserl, quien, de manera ejercida pero no representada, dice Ortiz de Urbina, situaría la apertura trascendental en la confrontación dialéctica sujeto-objeto. Al igual que la apercepción trascendental kantiana incluye la realidad, en Husserl sería posible identificar la conciencia trascendental con los objetos y estructuras que constituyen el campo de la conciencia. La fenomenología trascendental, al perseguir una tematización concreta de la subjetividad conseguiría que esta, sobre todo al ser ascendida a intersubjetividad trascendental, incluyera la misma realidad de las cosas, el mundo estructurado lógicamente. De esta manera, en una perspectiva muy buenista (de Gustavo Bueno), la filosofía de Husserl podría verse como un intento de arraigar las condiciones trascendentales de la cientificidad en la propia materialidad de los objetos del mundo que constituyen el campo de la conciencia trascendental.
            Igualmente, la idea de que Husserl habría ejercido una dialéctica en todos los momentos clave de su filosofía, superando la contradicción sujeto-objeto propia de la discusión idealismo-realismo, podría concretarse afirmando que en él, con la transformación trascendental de la conciencia, que deja de ser una conciencia psicológica real, un fragmento del mundo encerrado en los límites que le impone el dualismo contencioso tradicional para pasar a ser una conciencia cuyo campo son los objetos, que remite universal y necesariamente a ellos y que por tanto puede dar cuenta no ya de la representación del mundo sino del mundo como tal, se establece una relación “diamérica”, no de oposición “metamérica”, entre sujeto y objeto. Ya con la idea de idea de intencionalidad, que permite la mutua imbricación entre los actos intencionales y sus objetos según el a priori de correlación, se invalidaría el enfoque según el cual en la relación de conocimiento se enfrentan las vivencias subjetivas, reales, como actos psicológicos a unos contenidos materiales, hiléticos; dos polos opuestos metafísicamente en su ser entre los que no cabría mediación alguna, sino solo suponer que las primeras, los actos, actúan como indicios o señales de los segundos.
Husserl tendría la ventaja frente a Kant, del que sería continuador , como hemos dicho, en la consideración de la unidad “dialéctica” entre sujeto y objeto, de haber sabido distinguir entre una problemática para la naturaleza precientífica y una problemática de la ciencia de la naturaleza, y además el haber entendido la vía trascendental no como el tomar por dadas como en una “positividad apriórica” las formaciones lógicas, sino como el retrotraerlas a una “experiencia originaria”í﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽ja frente a Kant, del que serdos.s metaftivas, reales, como actos psicolmutua imbricacil mundo presuposiciones de la a.

Pero Ortiz de Urbina nos advierte del peligro, a su juicio existente en Husserl, de recaída en lo que él llama una cierta facticidad trascendental. Desde un principio y como es bien sabido, Husserl asume decididamente la problemática de las relaciones y leyes lógicas, y su irreductibilidad a lo dado; y por otra parte su proyecto maduro de llegar a una lógica trascendental a partir del regreso a las fuentes del sujeto fenomenológico no significa el volver a una lógica mundana entendida en un sentido psicológico o social, sino el alumbramiento de una ”Lebenswelt” objetiva y material que se revela como base necesaria de todo sentido de la experiencia, trascendental por tanto. No obstante, Ortiz de Urbina nos pone en guardia frente a la “obsesión descripcionista” de Husserl que le empujaría a subordinar las necesidades aprióricas a la descripción de la intuición de las vivencias de la conciencia, y frente a una “tentación vitalista” que al llevarle, al final de su producción filosófica, a querer enraizar la logicidad en una lógica viviente, en una ”Lebenswelt” antepredicativa, supondría nada menos que una amenaza de irracionalismo en Husserl.  il mundo presuposiciones de la aente a la "dnetal portantol sujeto o maduro de llegar a una ll cil mundo presuposiciones de la a  al mundo presuposiciones de la ae del peligro, a su juicio existente en Husserl, d erecaimbricacil mundo presuposiciones de la ael mundo presuposiciones de la aa no ya de la reporesentaciuyo campo son los objetosidad vidad del mundo presuposiciones de la a   

domingo, 19 de febrero de 2017

DECLARACIÓN DE GUERRA CULTURAL

El problema cultural del predominio social de la vulgaridad y la estupidez de los muchos y de su infatuación es un problema que adquirió hace ya mucho tiempo una gravedad especial que hace necesario enfrentarse a él y que exige que los que, por el tipo de contingencias biográficas que sea, han podido acceder a lo que está por encima de esa vulgaridad y esa estupidez  o vislumbrarlo traten de luchar espiritualmente contra ellas.
La mayoría de los llamados intelectuales viven en su mundo académico, donde obtienen sus satisfacciones profesionales, y no se dan cuenta de este problema. Viven en un gueto de especialización y erudición que les impide tomar conciencia de cuál es el cariz que ha tomado el mundo cultural social por causa de la preponderancia de la vulgaridad autosatisfecha y avasalladora.
Ortega, que además de filósofo académico era un hombre culto profundamente vital, sí se dio cuenta del problema y trató de enfrentarse a él en su libro "La rebelión de las masas", libro que nuestra inculta y alicorta progresía solo sabe leer o simplemente juzgar sin leer en clave de elitismo social o político.
Es necesario luchar contra las ínfulas y las imposiciones sociales de la vulgaridad filistea, y yo lo voy a intentar hacer en lo que concierne a mi circunstancia inmediata y en la medida en que  mis fuerzas intelectuales me lo permitan. Luchar contra la miseria cultural que nos envuelve es tan necesario o más que luchar contra las injusticias y por los derechos. En última instancia, el estado de la justicia social en una determinada comunidad depende del nivel que haya alcanzado su cultura. Además, los cambios en la "infraestructura" económica y en la organización política que serían necesarios para la misma mejora del nivel cultural de los tiempos tendrían que ser de tal magnitud y de tal radicalidad que su consecución es totalmente imposible y además podrían conllevar peligros éticos cuya asunción sería inadmisible. Por lo tanto solo queda como alternativa  la lucha cultural individual contra la miseria espiritual y la barbarie, cuya percepción tampoco es posible hacer universal mediante la razón filosófica, y por ello es necesario que el que tiene la suerte de tener esa percepción no universalizable salga a enfrentarse, en guerra cultural encarnizada, a la barbarie y la miseria que él puede percibir.

martes, 14 de febrero de 2017

CARTA A UN AMOR DE JUVENTUD PERDIDO

Durante mi adolescencia y juventud me correspondiste y concediste entusiasmo a mi espíritu, que vivía embriagado de exaltación contigo. Viví gracias a ti una divina locura. A ti no hace falta que te explique que existe una locura divina. Tuviste grandes amantes que antes que yo la sintieron y la cantaron. Muchos han sabido que tú eres furor divino, que tú anuncias en esta tierra las máximas alturas del espíritu.
Tú amor era para mí embriaguez sublime y siempre espiritual. Tú fuiste elevado espíritu para mí juventud. Tu sensualidad es espiritual. El gozo que concedes es el gozo del espíritu que vislumbra su libertad última. Sí, tú eres espiritual. No te conocen los que te denigran como estímulo de sensualidad obtusa y torpe. El espíritu contigo no se piensa ni ni se define, se siente en el interior fogoso y encumbrado.
Te denigran los de alma miserable, los que son también enemigos del espíritu. Dicen que eres vicio y autodestrucción. Son los mezquinos de la decencia y la salud rastreramente sociales. Los que no conocen nada más valioso ni más satisfactorio para el ser humano que la mezquina rectitud y una vida huera, sin espíritu, pero larga.
Dicen que tú eres enemiga del intelecto. Pero todavía no sabemos si ese intelecto que ellos ponderan y defienden no nos va a llevar a la verdadera y definitiva autodestrucción o, al menos, a una época de barbarie e ignorancia como nunca antes se había conocido en la historia de la civilización. Pero ellos se reirían de oír esto, porque para ellos la sabiduría y la cultura consisten en la prudencia que asegura sus estúpidas vidas, y eso lo viene dando de sobra su intelecto. No te perdonan que tú destruyas el mezquino yo social, sus miedos y timideces, sus escrúpulos bienpensantes interesados en la vana apariencia respetable Ellos no tienen otra cosa en sus adentros.El divino deseo de lo bueno, bello y verdadero ellos lo confunden con su miserable aspiración a una vida asegurada en su limitación y pequeñez.
Yo entré impetuoso y exaltado de gozo en tus dominios. Tú me enseñaste entonces la afirmación incondicional de la vida, el sí eterno y fatal a la existencia a pesar de todo lo terrible que pueda haber en ella. Tú me diste puntuales entusiasmos ahuyentadores de oscuros temores y lóbregas cavilaciones. Fueron noches, mañanas, tardes de santa ebriedad del deseo, del pensar y del sentir.
Además, tú vienes de la tierra y escancias la esencia profunda del saborde lo arraigado. Tú eres mi raíz en la tierra recia que me vio nacer. Tú traes el sabor de la entraña espiritual acogida en lo profundo sensual de la tierra natalPero hay muchos que no entienden de espíritu, de arraigo, de furor divino, de santa sensualidad ,de entusiasmo afirmativo de la vida y del alma.Son los que nos tienen separados.
Hay otros deseos y otros amores que nos unen a la vida . Pero sin ti, hasta ellos se acaban. Tú no eres solo el objeto del amor, porque sin tu presencia no puede subsistir el amor. Eres el mismo amor en su entusiasmo pleno.
Pero ahora la sobriedad de los sin espíritu me ha arrebatado la sagrada embriaguez que exaltó mi juventud. Nos han impuesto el deber de mantener una seriedad y una lucidez falsas que han destruido nuestra divina locura.
Hoy tengo que vivir sin ti, pero yo declaro mi amor al sagrado desvarío que vivimos y al espíritu, que yo ya nunca podré concebir sin ti.

sábado, 11 de febrero de 2017

COMENTARIO EN RELACIÓN A LA "MUERTE DE LA CONVERSACIÓN"

Esto es un comentario que he puesto en Facebook a una noticia que habla de la "muerte de la conversación" por culpa de las redes sociales





Siempre he sido un "apocalíptico" en relación con los efectos culturales de la técnica, pero ahora mismo las redes sociales permiten un dejar de lado la cháchara insustancial de las conversaciones cotidianas, pues el que no está en lo insustancial puede poner en ellas lo que le salga de los cojones sin miedo a la reacción psicológica de los demás, y aquel al que no le guste que no te lea o que te borre de los contactos. No idealicemos lo que ha sido y sigue siendo la conversación en vivo en el contexto de la sociedad de masas pequeñoburguesas: lo que Heidegger, en "Ser y Tiempo" y utilizando su peculiar jerga, llamó las "habladurías" (Gerede) como manifestación de la "caída" (Verfallen) de la existencia en la impropiedad o inautenticidad

lunes, 30 de enero de 2017

AMOR A ESPAÑA

Yo amo una España bárbara, sensual, pasional, ilógica, chapucera, mágica, irracional, cochambrosa. España donde hay profundidad de la ligereza, de la gracia, del señorío saleroso, de la chulería, del majismo. En ella se descubre incluso el valor vital profundo de la charanga y la pandereta.
Esperpénticamente reaccionaria y de excitante oscurantismo exaltado; que sublima estéticamente lo negro. Humorísticamente demoníaca y festivamente celestial en su catolicismo pagano. Tórridamente trágica y sensual en la tragedia. De metafísica jonda en su relación popular con la muerte.
De un materialismo devoto de mágicas concreciones religiosas, garrulo y no filosófico. Fanática de todo lo que sea anti-intelectual. Iletrada, inculta, incivilizada, enemiga del progreso, de la ética del trabajo y de la racionalización burguesa de la vida. España que también es espiritualista, pero de un espiritualismo por voluntad de sensualidad del alma y no por ascetismo filosofante y menos por ascetismo intramundano.
Plebeyista de una plebe que ya no existe, pre-moderna, no de la plebe pequeño-burguesa convertida en "la gente" de los partidarios de una modernidad más izquierdista.
España que ha sido toda ella una patología cultural de la modernidad. Una España que tendría que haber conservado siempre su no sincronicidad (Ungleichzeitigkeit) con la modernidad. Yo desearía que el Sonderweg ( camino especial) de España hacia la modernidad se hubiera extraviado, como en realidad sucedió durante bastante tiempo en el siglo XX...
Pero no se trata de una España fascista porque el fascismo en su raíz auténtica es una excrecencia reprensora y reprimida de la masculinidad fríamente olímpica y España tiene la calidez dionisiaca de la sensualidad femenina incontrolable.
España sureña, semita y oriental. España de cultura totalmente desconectada de Europa e incomprensible para los intelectuales europeos. Que representa para Europa un pensamiento salvaje. Una España que cuando se viene de brumosos idealismos o fríos cientificismos europeos significa una vuelta a una naturaleza de luz y materia cálidas y sensuales.
España de la tradición, pero no de la tradición seria y encopetada del Siglo de Oro, con pretensiones de ostentar una razón escolástica distinta de la moderna, sino España sin razón y solo de la tradición popular y castiza. La España que tuvo su apogeo cuando la buscaban y añoraban los románticos europeos, en un tiempo en que todavía podían existir contrapuntos románticos y exóticos a la modernidad europea. Con todos los tópicos y mitos románticos y casticistas sobre España se podría destilar una anti-modernidad anti-europea más potente que cualquier otro cuestionamiento de la modernidad.
Una España que no sabe de posmodernidades porque es sencillamente y abiertamente anti-moderna. Que no sabe tampoco de dialécticas porque no conjura lo irracional desde el concepto, desde ninguna logomaquia, sino solo en la lucha práctico-material con ello en el coso taurino.
España absolutamente sin filosofía y solo con dualismos y devenir sentidos y no pensados. España sin idea y solo con vida, con sentimiento que intuye verdad vital sin inmutarse ante ninguna exigencia de validez universal por consenso o por evidencia lógica.
Uno de los dualismos esenciales de la España popular de entraña vital embriagante fue el del contraste violento entre lo luminoso y lo oscuro; un contraste de yuxtaposición excitante sin zona intermedia de transición entre la luz y lo negro. Ese contraste entre una España de negrura esperpéntica y grotesca y una España de alegría clara y exaltada en su primitivismo ha dado paso en los mismos pueblos que encerraban su quintaesencia a una cultura donde aparece incluso la cursilería, el sentimentalismo y el seudorromanticismo en la celebración del amor, sobre el que la España fatal y festiva, trágica y gozosa, tanta sabiduría de valor profundo eterno albergaba. Se acabó la España de Carmen y don José, de don Juan y doña Inés, de la Celestina y Calixto y  Melibea, de don Quijote y Dulcinea. Pero siempre nos quedará San Valentín.

martes, 17 de enero de 2017

CONCLUSIÓN DE UN TRABAJO SOBRE HUSSERL


(Continuación de la anterior entrada. Conclusión de un trabajo sobre Husserl escrito en 1996 o 1998)





La fenomenología de Husserl representa lo que podríamos considerar una determinada posición, filosóficamente fuerte y exigente, en relación con la discusión sobre la interpretación de la racionalidad. Frente a su mutilación por su conversión en mera racionalidad subjetiva de un sujeto empírico dominador del ente, cabían varias posibilidades para tarar de recuperar su dimensión objetiva, cada una de ellas reivindicada por alguna de las distintas corrientes filosóficas del siglo XX.
Cabía, en primer lugar, tratar de regresar a una concepción metafísica que nos permitiera contar con la sustancialidad de la razón por su presencia en un orden natural con base teológica, que sería la posibilidad seguida por el neotomismo.
Cabía también tratar de extraer una normatividad racional objetiva del recurso a una antropología de las necesidades o de las pulsiones, camino en algún momento apuntado por Horkheimer y que Herbert Marcuse trató de recorrer con la ayuda de una determinada transformación de las aportaciones freudianas.
También era posible, dando por supuesta la validez de las grandes nociones idealistas y la tesis hegeliana de su efectividad histórica, tratar, mediante un discurso de orientación práctica, de ayudar a revelar y favorecer la presencia en la realidad político-social de esos conceptos racionales objetivos de libertad, autonomía, madurez, armonía de lo individual y lo colectivo, etc., lo cual, como es bien sabido, forma parte de la base filosófica, tal vez no suficientemente tematizada y fundamentada, de la labor crítica de la Escuela de Frankfurt.
Husserl opta por una fundamentación rigurosa de las fuentes de una racionalidad plena recurriendo a las evidencias originarias de la conciencia y al análisis de su proceder constitutivo, que la apodicticidad de tales evidencias haría posible.

La reconstrucción de una racionalidad íntegra, que es en primer lugar, frente al psicologismo, una reconstrucción del sujeto epistemológico, no significa solo una reconstrucción teórica, sino que implica una reconstrucción práctica, pues supone la exigencia de un sujeto racional que sirva de fundamento tanto para la ciencia como para las exigencias de una vida racional. En la lucha por esta reconstrucción es donde mejor nos podemos dar cuenta de que a la “esencia de las preguntas teóricas pertenece que la dirección de su respuesta puede y debe ser determinante para la vida personal”. Así podemos llegar a ver como idea básica para la filosofía de Husserl el que la filosofía es un “fundamento racional para las condiciones básicas de la posibilidad de una sociedad auténticamente racional”. 

domingo, 15 de enero de 2017

INTRODUCCIÓN A UN TRABAJO SOBRE HUSSERL


(escrito hacia 1996 o 1997)



La filosofía fenomenológica de Husserl recorre un camino que va desde la crítica del psicologismo, como forma de relativismo escéptico autocontradictorio que impide la comprensión racional de los fundamentos lógicos de toda ciencia, a lo que podríamos llamar un descubrimiento del mundo concreto de existencia desde la trascendentalidad. En este recorrido aparecen dos lugares, que no son transitados en ocasiones puntuales sino que se divisan una y otra vez en perspectivas cambiantes desde las vueltas del zigzagueante camino, que creemos tienen un especial interés pedagógico, a saber: primero, que el mundo en el que vive el hombre es un mundo humano, y segundo, que frente a todo objetivismo ingenuo y naturalista, debemos empeñarnos en descubrircasiones puntuales sino que se dpecial intereñes desde las vueltas del zig-zagueante itados en ocasiones puntuales sino que se d las efectuaciones subjetivas que están  a la base de toda realidad con la que hayamos de vernos, tanto en nuestro comportamiento teórico como en el práctico.
            En un segundo nivel de profundización y de dificultad, pero ineludible para hacer justicia al verdadero sentido y al alcance de la filosofía de Husserl, habría que insistir en que estos dos fundamentales descubrimientos fenomenológicos no implican una relativización ni del mundo en que vivimos ni de sus objetividades, reducidas a constructos psicológicos, sino que por el contrario mostrar ese mundo como humano es la única manera de comprenderlo como campo de realización de una racionalidad universal, y que por otra parte, el recurso al sujeto constituyente, lejos de transformar las objetividades en simples apariencias contingentes, nos descubre las condiciones universales y necesarias que permiten que haya en cualquier caso objetividad para nosotros.
            Todo el proyecto husserliano está atravesado, creemos, por la tensión entre, por una parte, la tendencia hacia ese mundo concreto de existencia; y por otra, el deseo fundamental de realizar una filosofía primera “científica” que proporcione la evidencia de una verdad universal y fundante. Husserl sabe que ni una ontología materialista o simplemente realista, que en última instancia supondría un naturalismo, es decir, el partir de una existencia relativa del ente, ni un idealismo subjetivo especulativo, que significaría la renuncia a una evidencia estricta, ni tampoco una ontología de fundamento teológico, que conllevaría un supuesto no menos problemático que el de la ontología materialista, pueden servir ya para alcanzar dicha filosofía primera dotada de tal evidencia, y que por lo tanto el único camino transitable para alcanzarla en el momento en el que él filosofa  (y aquí, tal vez, la conciencia histórico-filosófica juega un papel en su enfoque mayor que lo que él estuvo dispuesto a reconocer) es el trascendental.  Es decir, creemos que es el deseo de llegar hasta una ontología fundamental, junto con su sentido estricto de la evidencia, lo que empuja a Husserl, en el momento del desarrollo filosófico occidental en que él escribe hacia el planteamiento trascendental.
            Si no queremos que el interés por el sujeto instalado en su mundo nos lleve a practicar una ontología del mundo de la vida reducida a ontología de las relatividades, o a una antropología fáctica, aquejada de psicologismo, es necesario que nos remontemos a la actividad constituyente del sujeto trascendental. No basta, por tanto, con un regreso al mundo de la vida, la conclusión mediante la cual habitualmente se trata de resumir el rico contenido de La crisis de las ciencias europeas, sino que es necesario descubrir el nivel trascendental constituyente que le subyace, y que es el único desde el cual es posible que nos acerquemos a él como a una esfera de la universalidad primera. A su vez, ese nivel trascendental no será tematizado por Husserl como si se tratara de “inventarlo” mediante una construcción de carácter predicativo (en la Crisis se llega a caracterizarla tematización kantiana de la transcendentalidad como “construcciones míticas”), sino que buscará presentarlo como algo que puede ser objeto de “experiencia directa” nuestra, como algo que puede mostrarse como actuando en el “yo directo” que vive el mundo. 
Tenemos así que el proyecto husserliano puede ser caracterizado globalmente como un intento de recuperar un nivel ontológico concreto, y a la vez filosóficamente pleno y fundamental, desde la dimensión trascendental descubierta por el giro filosófico moderno. De esta manera la ontología no puede ser ya entendida en el sentido realista 
tradicional y a su vez la doctrina trascendental tampoco puede ser desarrollada de tal manera que deje fuera  de su radio al ser último del mundo como un resto caracterizado como “cosa en sí”. Con ello tenemos ya un primer sentido en el que podemos hablar de que Husserl lleva  acabo finalmente en su filosofía una trascendentalización del mundo. 

(Continuará)