domingo, 15 de abril de 2018

PLENITUD DEL MEDIODÍA

El horizonte sueña con el mediodía de las playas,
los montes azulados invitan a la lejanía oculta,
la llanura es campo lleno de Dios,
se remansa el espíritu en claridad serena.
Nada recuerda el interior nervioso
del deseo escandaloso de lo oscuro,
la luz es triunfo de sobriedad bendecida,
la brisa es leve sensación del querer.
El pasado se exalta en pensar tranquilo,
el caminar conduce al olvido del dolor,

todo es presente de la vida otra vez afirmada.

DE NUEVO CONTRA PLATÓN

El deseo celebra lo sensible,
carne entusiasta exalta lo fugaz,
amor profano se siente capaz
de negar el saber inteligible.

Es el Bien puro siempre incognoscible,
nunca podrá ser Dios la inerte faz
de la Idea en eterna inmóvil paz,
durará la materia incomprensible.

El mundo de las Formas esenciales
es el deseo de maldita Nada,
sueño de matemáticos banales.

No es nihilismo la Vida exaltada,
es gozo de los cuerpos sustanciales,

que celebran su lógica encarnada.

SOMBRA DE NO-SER

Pensamiento angustiado por el error,
fracaso del esfuerzo hacia lo claro,
olvido de la certeza apasionada,
todo arroja sombra de no-ser
en la triste presencia de las cosas.
El alma ama objetos desconocidos,
es la existencia solo constancia de lo inerte,
y no hay emoción de las almas expresadas.
Todo es permanencia del sinsentido
y la nada promete sueño triunfante.

Noche como siniestra emoción
del olvido eterno de lo claro.
Luna como palidez del pensamiento,
estrellas como rezo inútil del cielo.
Lejanía del deseo entusiasmado,
miseria de pasiones moribundas.
En desolado errar del maldito
se oculta la verdad del destino
y muere la plenitud del amar.


jueves, 15 de marzo de 2018

PARA UNA PRESENTACIÓN DE LA "ODISEA DE MI ESPÍRITU"

A la búsqueda de final verdad
de la última mortal sinceridad,
inicio la memoria de mi vida
para que la existencia ya perdida
alcance ahora su cantada esencia
y forma de verbal autoconciencia .
Y que la soledad del fracasado
sea gozo de pensar objetivado,
la subjetividad atormentada
sea sustancia en Palabra cimentada
y logre la experiencia desastrosa
su ley y su apariencia rigurosa.
Que el gozo sea saber fundamentado
y el dolor por amor justificado.
Que conquiste la vida su sentido
y se sublime el caos padecido.
Que todo converja en identidad
y sea la muerte sello de unidad.



martes, 13 de marzo de 2018

ATARDECER FATÍDICO

Las oscuras encinas se entristecen
en el campo siniestro del ocaso,
cuando la soledad es grave paso
hacia temores que en la noche crecen.

Las luces del amor aún no aparecen
en metálico cielo serio y raso
sobre horizontes que un lúgubre acaso 
a incierto caminar siempre le ofrecen.

Leves lejanos montes azulados
son la muerte de la quieta llanura
donde reposan dioses olvidados.

La desesperación siempre perdura 
en campos solitarios alejados

y todo es señal de la noche impura.

miércoles, 31 de enero de 2018

IDEA SOBRE EL LIBRO "DIALÉCTICA NEGATIVA" DE ADORNO PREVIA A UNA RELECTURA DEL MISMO

En la fenomenología husserliana, la empiricidad contingente es elevada a una facticidad de orden superior mediante su esencialización, en la ejecución de la llamada “reducción eidética”, y, dentro de la culminación transcendental de dicha fenomenología, mediante su desvelamiento como realidad constituida por el aporte intencional de la conciencia que es efectivo en las vivencias particulares de la subjetividad. El resultado es que no se llega a la auténtica facticidad en su radical no-identidad con el pensamiento y en su radical no ser asimilable a este. La alternativa que se presenta en la “Dialéctica negativa” de Adorno es el esfuerzo dialéctico para llegar desde el pensamiento a su otredad, pero sin acabar nunca de identificarlo con el propio pensamiento. Ese esfuerzo debe ser mantenido irrenunciablemente, aunque se compruebe una y otra vez que está condenado al fracaso. Estamos ante una dialéctica que se descubre como trágica. Permanecer en la herida siempre abierta del fracaso de aprehender lo particular contingente desde el pensamiento conceptual es la misión irrenunciable del pensamiento. La facticidad nunca podrá ser identificada totalmente con el pensamiento elevado a Idea absolutamente autoconsciente que comprende y asimila todo lo dado como momento de su necesaria objetivación y que al hacerlo se descubre a sí misma en todo lo objetivo. También se rechaza el expediente hegeliano de descartar como no auténticamente real los restos de contingencia particular no asimilable a pensamiento que puedan quedar en el reconocimiento de la facticidad como pensamiento objetivado. Se reconoce la no-identidad de la facticidad, pero el pensamiento sigue esforzándose por llegar hasta ella al asumir su carácter dialectico negativo, no reconciliador, de estar abocado a lo otro de sí sin poder reducirlo nunca enteramente a sí mismo. El concepto no se leva nunca a Idea absolutamente autoconsciente que abarca todo lo real, pero permanece esforzándose por pensar lo que no es él mismo.  En este movimiento siempre fracasado pero siempre mantenido del concepto, la dialéctica es fiel a su negatividad esencial , a su esencia de mostrar la contradicción y pensar siempre desde ella, y no se sacrifica a la afirmación que suprime la contradicción en la reconciliación final.
            La facticidad de lo contingente particular aparece aquí como lo otro del pensamiento pero que necesita de la tensión del pensamiento hacia ella para ser mostrada en su verdadero ser. Esa contingencia particular es así mantenida en su verdadero ser de materia aconceptual, existente con independencia del concepto, pero no es rechazada como no real, ni asumida como apariencia objetiva que es asumida y reconocida como momento necesario del desarrollo de la Idea . La identidad de todo lo real en el pensamiento como Idea absolutamente autoconsciente que recupera toda objetividad aparentemente extraña al Sujeto portador del pensamiento absoluto en la Idea plenamente autorrealizada y autoconsciente cede al paso a una dialéctica que se mantiene constantemente en la contradicción entre el pensamiento y la materia que es particularidad contingente no conceptual, pura facticidad, pero que necesita del pensamiento para aparecer como tal.
            Se trata aquí de la más estricta coherencia y del máximo valor y decisión de una dialéctica materialista y nominalista.

               

miércoles, 17 de enero de 2018

LAS CONTRADICCIONES

Proteico espíritu siempre animado
por Ideas ardientes de lo incierto
que destruye constante el Orden muerto
de un pensar en Razón cosificado.

El múltiple sentido contemplado
en pasión y lucha del desconcierto,
nunca con fundamento descubierto
de un banal opinar clarificado.

Gozo del sentimiento sin criterio,
sin esfuerzos de Lógica rastrera,
sin Dialéctica que mata el misterio.

Suprema sinrazón que libre impera 
en profunda tiniebla de lo serio,

que en lo opuesto su redención espera.